Estado del Tiempo
ciudad de Córdoba


Viva Córdoba
Córdoba que se enamora
y que escribe en las paredes
Córdoba que se nos cae
Córdoba que se levanta
viva Córdoba
Córdoba que se la aguanta.


Jerónimo Luis de Cabrera



Provincia de Córdoba


Cancionero II
Caballero de ley (vals criollo)

Calle 9 de Julio esquina Rivera Indarte,
corazón elegante de mi docta ciudad
donde late la vida al compás de los gritos
de un lustrín y los versos del cieguito cantor. [ Ver más ]





Córdoba norteña

Otras memorias, en el 136° aniversario de la Fundación de la Ciudad de Deán Funes

  Plazoleta de Los Inmigrantes
Dean Funes  
(Por Leonor Carunchio Gsell)

Despierta la mañana y el sol sacude la pachorra de los días distendidos, del silenciado despertador, de los momentos sin prisa que nos permitimos en las vacaciones de verano, tan necesarias como placenteras.
Ya las hojas pardo-rojizas, que componen c... [ Ver más ]
 Comentarios (2) 

¡Adiós, bandoneón de mi ciudad!

Por Leonor Carunchio Gsell

(... con el sentimiento de las chicas de la Promoción 1957 del Colegio Sagrado Corazón)
Deán Funes, agosto del año 2002)


Tras el último brindis de la reunión familiar buscó el Maestro, la paz de su alcoba y en silenciosa partida apagó los acordes de su fuelle.
“¡Bailemos!”-invitó la muerte- y él se entregó a sus brazos mientras, en lo alto del cielo, Pichón Solaro acariciaba las teclas de su piano de cola, Fiorelo Levis desplegaba, sobre las rodillas, su caja corrugada y el Negro Seballes desgranaba el gorjeo de su voz de dos por cuatro.

“Acuden a mi mente, recuerdos de otros tiempos...”
1953...un grupo de alegres, alocadas y soñadoras muchachitas lo “adoptó”,
con patente de hermano mayor, confidente, consejer... [ Ver más ]
 Comentarios (3) 

Entrada de ciudad de Dean Funes


Personajes de mi pueblo: Vinchuca

Su nombre era Mario Cejas pero todos lo conocimos por su apelativo: Vinchuca.
Tal vez por lo oscuro de su piel, su diminuta figura, su andar singular, como si arrastrara sus pies muy juntitos sobre el piso, alguno lo comparó con ese bichito volador que venía oculto entre la leña de los obrajes y cuyas picaduras nos tenían a mal traer en verano.

Un enorme sombrero, un impecable traje blanco y su bocina, que no guardaba proporción con sus manos pero que hacía potente su voz que se escuchaba a distancia, distinguían su inconfundible presencia.
Su esquina preferida era la de 25 de Mayo en su intersección con Italia. Allí anunciaba productos, espectáculos, noticias de todo tipo. Fue la primera publicidad callejera que se escuchó en la ciudad.
Lo conocí siendo niña y recibí su sonrisa y un gesto amable cuando la curiosidad nos llevaba junto a él. Lo que decía posiblemente no nos interesara pero la bocina, un megáfono de grandes proporciones, cautivaba nuestra atracción.
Un día no lo vimos más. Algunos dicen que se radicó en Catamarca.
Por los caminos de la memoria evoco personajes que hicieron a la geografía urbana de ese Deán Funes que cobijó los mejores años de mi niñez.

Tal vez, amable lector, usted también lo conoció y su opinión será valiosa. Algunos lo habrán escuchado de boca de sus mayores. Los más jóvenes conocen otros personajes de la ciudad a los que también dedicaremos un comentario.
 Comentarios (3)   Enviar a 
De la prehistoria a la ciudad de Deán Funes!                             
En pleno trabajo de excavación

Desde el 10 de julio del año 1994, la ciudad de Deán Funes, muestra con orgullo un reservorio que marca la presencia  de la cultura Ayampitín y de los sanavirores que poblaron la región que hoy denominamos la Córdoba Norteña.  

Sobre la base de las colecciones particulares del Doctor Lincoln Urquiza y con aportes del instituto Antropológico de Córdoba se pueden ver en vitrinas cuidadosamente organizadas, puntas de flechas, proyectiles, cuchillos de piedra, conanas, morteros, raederas y raspadores, collares, colgantes, narigones, maderas fosilizadas, improntas de vegetales en piedra, cerámicas, restos de arqueología urbana.

Pero, sin duda su mayor atractivo son los dos gliptodontes recuperados en la zona, que data de 60.000 años, el primero, que es el de mayor tamaño, un PANOCHTUS TUBERCULATUS de 4 m de longitud, del que se recuperaron la coraza dorsal, anillos y tubo caudales, cráneo completo, mandíbula completa y coraza cefálica.

El otro encontrado en 2006 es un SCLEROCALIPTUS de 2,30 m de longitud con su coraza dorsal, anillos, vértebras y tubo caudales, el cráneo sin mandíbulas y la pelvis incompleta de aproximadamente de 20.000

Con el asesoramiento de la arqueóloga Silvana Urquiza y el geólogo Carlos Console Gonella de la Universidad Nacional de Tucumán y del CONICET se logró un trabajo de recuperación y mantenimiento que dota a la ciudad de Deán Funes de valiosísimos ejemplares, de especies desaparecidas, que testimonian el pasado histórico-cultural de la región.

En la sala histórica se exhiben documentos y maquinaria antigua.

El museo funciona actualmente en la Casona Municipal de Cultura bajo la dirección del Doctor Lincoln Urquiza destacado investigador, historiador y hombre de consulta cuando del pasado de la ciudad se trate.

En sucesivos aportes y de acuerdo con el interés de nuestros lectores, ampliaremos el tema.

Leonor Carunchio Gsell
 Comentarios (2) 
Ranking - Las Mejores Paginas Hispanas
¡ Consigue un contador como este gratis !
Plantillas Web y Flash
  CÓRDOBA NORTEÑA
 

Plaza de Dean Funes


Envuelto en un sobretodo negro, con sus borceguíes desanudados, paseaba su esbelta figura por las calles de la ciudad.
Una antigua estación de servicios, al final del 200 de la calle principal, le ofrecía refugio para sus noches.
Sus ojos celestes, como bolitas de cristal, le daban a su rostro una dulzura singular.

En los primeros años se le conocía como Don Savoia porque, sus finos modales y alguna confidencia al pasar, le atribuía origen de nobleza.
Con el devenir del tiempo, que nada perdona, fue cayendo en un estado de casi absoluta indigencia y simplemente se lo nombraba como “el viejo cebolla”.

Un tarrito de latón, de esos que envasan duraznos al natural, era el utensilio que usaba para recoger la comida que le daban. En ese mismo cuenco…comía.
Cuando lo evocamos es coincidente reconocer ese “no sé qué” de algunas personas que te atrapan con su esencia de noble fibra, más allá del destino, de la suerte o de lo que decidieron hacer con sus vidas.

Don Cebolla… ¡Cuántas tardecitas de invierno compartí con usted aquellos buñuelos que mi madre me daba para comer en los recreos en la escuela José María Paz junto a mis hermanas!
¿Qué caminos lo trajeron a nuestra ciudad?
¿Por qué eligió ese destino de anonimato?
Tal vez las respuestas quedaron en alguna costura de su raído abrigo, símbolo de sus deshilachados sueños, junto a la nostalgia de otro tiempo, de otra ciudad, de otras ilusiones…

 Comentarios (6) 


El Viejo "Cebolla"


Poema a Dean Funes (por Leonor Carunchio Gsell)
Yo no soy poeta de ley
ni sé de versos muy cultos,
sólo sé de la emoción
que al recorrerte me embarga.
Deán Funes de mi niñez
y de mis primeros sueños.
¿Cómo no sentirte mío
si cada sitio es testigo
de los años que aquí viví ?

Deán Funes yo te recuerdo
con matices del pasado,
con fábricas y canteras
con quintas y con viñedos;
con Vinchuca, Cotapelo
y el sacristán de la iglesia.
Con Zaragosa y Don Pascua
en tardecitas de música
que eran presente y nostalgias.
Con la pitada del tren
abriendo ruta al progreso.
Con los tanos y los gallegos
y el turquito de la esquina.
Todos aquí encontraron
la patria que allá dejaron
y en hijos se proyectaron
que aquí…también se quedaron.

Las siestas de los domingos
de fútbol tenían su tiempo.
Mi papá, como es sabido,
a todos nos convocaba.
Que el botiquín, que el linimento…
que bien lavadas las camisetas…
Con Estudiantes, con Sportivo,
Alem siempre victorioso
lucía su roja y blanca
y la avenida Argentina
coreaba junto a su barra.

Hoy te veo remozado,
con tus calles asfaltadas,
con semáforos que guiñan,
tres ojos en cada esquina.
Y que decir de tu plaza
mi vieja plaza Sarmiento
que de gala se vistió
con su fuente cantarina
en el sitio que dejara
aquella palmera añeja
que de a poco se moría.

Peatonal del Carmen
sinfonía parisina
con sombrillas de colores
que dibujan la mañana
y una bandada de tordos
se recuesta en la arboleda,
mientras en el aire flota
un aroma de tomillo
y una lágrima furtiva
se escapa por la mejilla.

Voy y vengo en mis recuerdos
en esta tarde de marzo
que me anticipa el otoño.
La voz se me anuda un poco
y las palabras no alcanzan
¿Cómo decir que te quiero
por todo lo que me has dado?
Deán Funes, Deán Funes mío
te llevo en el corazón.

Arriba

 
     
fringe hair extension remy nail tip hair extensions clip in hair extensions uk natural hair shaved sides and back 4c clip in hair extensions human hair wigs uk best tape in hair extensions brand honey blonde brazilian hair bundles hair extensions haircut at home service near me nadula brazilian hair hair extensions